Guía para limpiar tu casa después de una fiesta

Última actualización: 02.02.23

 

Ya sea que se trate de una fiesta familiar o con amigos, limpiar después de una reunión con más personas puede ser todo un desafío. Sin embargo, teniendo bien claros algunos pasos se puede realizar en poco tiempo y obteniendo muy buenos resultados. 

 

Después de haber pasado varias horas en compañía de tus mejores amigos, ya sea para jugar una partida de videojuegos, celebrar un cumpleaños o disfrutar de la emoción de los casinos en línea, siempre hay un momento poco divertido que llega al culminar la reunión: la hora de limpiar. 

Sabemos que esto no le hace ilusión a nadie y que puede ser un verdadero desafío, no solo porque lo que te apetece más es descansar, sino porque puede implicar más tiempo del que estás dispuesto a invertir en dicha tarea. 

No te preocupes demasiado, es mejor tomar acción y organizar las labores para que en menos tiempo puedas tener todo impoluto. Te darás cuenta que, al final, aunque no ha sido tan rápido como visitar https://www.casino777.es/, también obtendrás la satisfacción de felicitarte por hacerlo bien. 

A continuación te daremos un paso a paso de lo que tienes que hacer, así que toma nota. 

 

Abre las ventanas y permite que se ventilen las habitaciones. 

Es normal que después de que varias personas han estado reunidas en un sitio pequeño el ambiente se perciba pesado, en especial si se ha fumado o bebido, ya que los aromas flotan en el aire aún. Siendo así, es fundamental que abras las ventanas para que el aire se renueve. Lo más recomendable es que permanezcan así por al menos 15 minutos, pero el tiempo deberá extenderse si en el exterior no hay mucha corriente de aire.

Para que este proceso sea aún más efectivo, conviene que se abran las puertas y ventanas opuestas a la que da al exterior, te darás cuenta que la corriente será más intensa y rápidamente se llevará los aromas. 

 

Guarda los restos de comida. 

Lo más probable es que durante la fiesta se haya comido, por eso, el siguiente paso importante es almacenar todos los restos de aperitivos y otros alimentos que hayan quedado expuestos. 

Si la fiesta tuvo lugar en varias habitaciones, lo mejor es que eches un vistazo a todas ellas. Esto es especialmente importante si en tu casa hay mascotas, ya que podrían terminar ingiriendo comida que podría ser perjudicial para su salud, o pueden ocasionar un desastre mientras tu no estás mirando. 

Si han quedado vasos medio vacíos o botellas de cerveza, etc., lo mejor será que las vacíes totalmente en el desagüe. Si se trata de envases que se reciclan, hay que organizarlos y colocarlos juntos. 

 

Reúne los platos y vasos sucios 

Si utilizaste vajilla para la fiesta entonces lo mejor es que la reunas en el fregadero. Manipula con cuidado las piezas delicadas como las copas, ya que lo que menos quieres es que terminen estallando en tus manos y haciendo más desorden. 

No es necesario que laves todo en ese momento, puede requerir mucho tiempo y si es muy tarde lo mejor es que te vayas a dormir. Para facilitar las tareas al despertar, puedes dejar en remojo la vajilla. Si no cabe en el fregadero, puedes utilizar un cubo o una tina con agua jabonosa, en donde podrás introducir los platos y vasos. 

Por el momento es todo, ¡A descansar! 

 

Limpia el suelo y los muebles

Una vez que hayas descansado, lo más conveniente es limpiar el suelo. Si tienes algo de resaca lo más recomendable es que utilices una escoba para barrer los restos y el polvo que se haya introducido, ya que el ruido de la aspiradora será ¡Intolerable! Recuerda beber abundantes líquidos para que el malestar pase más rápido. 

No te olvides de fregar el suelo, utiliza algún limpiador apropiado o en su defecto un poco de vinagre. 

En el caso de los muebles, es muy posible que hayan quedado migas en ellos, un aspirador sin bolsa podría ser la mejor opción, ya que los restos de comida y polvo suelen incrustarse en los dobleces de la tela y las uniones, por lo que sacarlos por otro medio resulta muy difícil. 

Lava la vajilla 

Recuerda que si has dejado platos remojando tendrás que lavarlos, así que es el momento de mojarse un poco y atender a ese punto. Si tienes un lavavajillas el proceso será más sencillo, pero si tienes que hacer todo a mano conviene que lo hagas por secciones. Comienza por los platos, ya que suelen ser las piezas más grandes pero también las que se acomodan más rápidamente, por lo que en poco tiempo puedes reducir el problema considerablemente. En caso de que no tengas suficientes paños para secarlos puedes realizar otra tarea mientras escurren un poco. 

 

Recoge la cocina 

Si has realizado alguna preparación conviene que fijes tu atención en organizar la encimera de la cocina, limpiarla de los restos de suciedad que hayan quedado en ella y eliminar cualquier rastro de grasa. 

Recuerda que al terminar de lavar la vajilla es momento de limpiar a fondo también el fregadero.

 

Limpia el baño 

Inevitablemente tu baño habrá sido utilizado en numerosas ocasiones, por lo que conviene que pongas atención a lavarlo muy bien. Cambia la toalla para secar las manos y desinfecta todas las superficies. 

 

Echa un último vistazo a los objetos fuera de lugar 

Finalmente, asegúrate de regresar a su sitio todo aquello que tuviste que mover, como sillas, mesas, decoraciones o mobiliario que hayas rentado. 

¡Todo listo! Si has seguido estos pasos, estamos seguros de que tu hogar ha vuelto a quedar como si nunca hubiera pasado nada. 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS