Cómo limpiar persianas por fuera

Última actualización: 03.12.21

 

Las persianas son muy útiles como parte del sistema de aislamiento térmico y acústico, además, protegen del sol en la época más caliente del año. No obstante, también es cierto que a la hora de la limpieza pueden ser problemáticas, sobre todo cuando es difícil acceder a la parte exterior de las ventanas.

 

En casa siempre hay ciertas cosas difíciles de limpiar, desde las baldosas del baño, pasando por las jaulas para canarios y las cajas de arena de los gatos, hasta las ventanas. En este sentido, la limpieza de persianas es una de las actividades del hogar que más solemos posponer, debido a que requiere un esfuerzo superior si la comparamos con otras tareas domésticas.

Mientras tanto, continúa pasando el tiempo y la suciedad se acumula cada vez más sobre todo en la cara exterior de las persianas. Sin embargo, las seguimos necesitando, ya que aportan sombra en verano, manteniendo el ambiente más fresco en el interior de la casa.

Además, en invierno una persiana exterior no solo ofrece intimidad, sino que evita la fuga de calor, permitiendo un ahorro en el gasto energético de calefacción. Por si fuera poco, las persianas protegen contra el ruido durante todo el año, ayudando así a disminuir el estrés y aumentando la calidad del descanso. Es por esto que hemos recopilado información sobre cómo limpiar las persianas por fuera de la manera más sencilla posible.

 

Tipos de persianas y su limpieza

En términos generales, las persianas se pueden clasificar en dos grupos; de interior y exterior. Las primeras, como su nombre lo indica, van instaladas dentro de la casa, por lo que, generalmente, solo acumulan un poco de polvo. Por su parte, las persianas para exteriores tienden a acumular mucha suciedad, sobre todo en las grandes ciudades debido al alto nivel de contaminación. 

No obstante, antes de proceder a limpiar las persianas por fuera debes pensar en tu seguridad. En algunos casos, debido a la altura y al tipo de persiana será mejor contratar a un servicio técnico especializado. Asimismo, recuerda utilizar guantes y mascarilla en caso de lidiar con polvo, así como el moho, los hongos y otros microorganismos que se producen en la humedad.

1. Persianas enrollables

Estas son muy modernas y resultan prácticas porque se pueden ocultar casi completamente. Están hechas de plástico y pueden tener un marco de metal, por lo que se recomienda pasar la aspiradora para eliminar el polvo. Si tienes una persiana enrollable de exterior y quieres limpiarla por la parte de afuera, debes utilizar el tubo alargador para aspirar sin mayores riesgos, sobre todo si vives en un piso muy alto. Las vaporetas son muy útiles para limpiar este tipo de persianas si la suciedad está muy adherida a la superficie externa; sin embargo, debes consultar con el fabricante si el material es resistente al vapor de agua para así ajustar la temperatura.

 

2. Persianas venecianas

Es común que nos preguntemos cómo limpiar persianas venecianas, ya que son muy populares tanto en España como en otros países. En este sentido, hay que entender que vienen en diferentes materiales, incluyendo aluminio, plástico y hasta bambú, por lo que debes utilizar el método más conveniente de limpieza para proteger el material. Por ejemplo, hay persianas venecianas de exterior que están hechas de madera, por lo que es mejor utilizar un paño suave humedecido con jabón neutro y agua para retirar la suciedad. Vale la pena señalar que existen productos especialmente fabricados para dejar las lamas de madera más limpias y brillantes.

 

3. Persianas térmicas

Se trata de persianas fabricadas en aluminio y están diseñadas especialmente para proteger de los ruidos y la temperatura desde el exterior de la casa. Su sistema cerrado suele ser muy resistente y práctico, por esta razón, se puede utilizar tanto la aspiradora como la vaporeta, siempre con el tubo extensible para facilitar la limpieza por fuera. Para mayor durabilidad, se recomienda eliminar completamente los productos de limpieza utilizados y secar bien al finalizar el trabajo.

 

4. Mosquiteras

Para saber cómo limpiar mosquiteras hay que entender que se trata de un tipo de persiana muy particular, ya que es un tejido que puede ser de acero inoxidable, poliéster, aluminio, fibra de vidrio, etc. Gracias a los múltiples poros, en la mayoría de casos es posible limpiar las mosquiteras desde la parte interna, obteniendo buenos resultados también en el exterior sin necesidad de salir de casa. En este sentido, se puede limpiar manualmente con un cepillo suave, pero también funcionan tanto el sistema de aspiración como el de vapor caliente. Si ya sabes cómo limpiar persianas de aluminio, entonces podrás lavar la mosquitera fácilmente.

¿Cómo limpiar las persianas con productos naturales?

Ya hemos mencionado el vapor de agua como una buena opción para limpiar las persianas. Podemos decir que esta es una alternativa bastante ecológica y práctica, sin embargo, en muchas ocasiones el material se ve afectado por la grasa y otros elementos difíciles de eliminar. Por lo tanto, es bueno revisar cuáles son los ingredientes que podemos utilizar para evitar el uso de detergentes químicos tóxicos.

 

1. Jabón de Marsella

El jabón de marsella es un producto amable con el medio ambiente que viene en diferentes presentaciones. Está compuesto por la mezcla de varios aceites vegetales y puede ser la respuesta a la pregunta sobre cómo limpiar ventanas de aluminio. Además, es útil para quitar la suciedad de las persianas, incluso si son de madera, ya que esta sustancia no daña los materiales delicados.

 

2. Vinagre y bicarbonato de sodio

Estos son dos productos que normalmente tenemos en casa y sirven para eliminar la grasa de las persianas. Puedes diluir un poco de vinagre en agua destilada, para humedecer un paño suave con la mezcla, y proceder a frotar las partes más sucias de la persiana. Si también colocas unas cucharadas de bicarbonato estarás creando un limpiador aún más potente. No obstante, recuerda que se trata de una sustancia con alto grado de acidez, por lo que esta alternativa no está recomendada para la madera.

 

3. Sal gruesa

Para desprender la suciedad más incrustada en la parte externa de la persiana, puedes diluir un puñado de sal gruesa en media taza de agua. Es posible aplicar la mezcla con un paño húmedo y para las zonas más difíciles puede ser de gran ayuda utilizar un cepillo de cerdas suaves.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS