De estudiante a billonario: James Dyson, el hombre de los aspiradores

Última actualización: 14.08.20

 

Los aspiradores en Inglaterra y diversas partes del mundo tienen apellido y este es Dyson, pues la marca ha brindado modelos únicos, prácticos y útiles desde los años 90. Sin embargo, tras este éxito se encuentra un hombre que, contra viento y marea, logró convencer al mercado internacional que sus ideas valían la pena; su nombre: James Dyson.

 

Si tan solo oyes su nombre sin contexto, probablemente no reconozcas al británico James Dyson. Sin embargo, en cuanto sepas que esta persona es la responsable tras los aspiradores sin cable Dyson, entonces seguramente sabrás a quién nos referimos; y es que no puede pensarse en el señor Dyson sin que se nos venga a la mente su gran compañía, reconocida mundialmente por la calidad de sus aspiradores y por vender otros artefactos como secadores, ventiladores y deshumidificadores.

En la actualidad, la empresa cuenta con miles de trabajadores alrededor del mundo y ha logrado registrar ganancias millonarias anuales de forma continua desde hace varios años. No obstante, a pesar de que ahora James Dyson es una de las personas más reconocidas de Inglaterra, sus orígenes son más humildes y su historia es un ejemplo de determinación y esfuerzo. Las buenas ideas siempre valdrán millones, por esa razón, el éxito llegó a su vida.

 

Un diseñador con visión

Quien hubiera visto al señor Dyson en sus inicios, probablemente dudaría de que sería capaz de construir el imperio que hoy en día tiene. Estudiando diseño de muebles en el Royal College of Arts de Londres se casó con su pareja y, apoyándose en créditos, lograron mantenerse cultivando verduras, horneando pan y trabajando en las noches para proveer para la familia.

Sin embargo, además de cualquier problema que se le presentara en la cotidianidad, había una sola cosa en la mente de James Dyson: fabricar el aspirador perfecto.

Esta obsesión llegó a su cerebro en el año 1974, pues, para limpiar su hogar, el hombre compró un aspirador Junior de Hoover y, en poco tiempo, este se obstruyó y perdió el poder de succión. Buscando ahorrar dinero, Dyson vació la bolsa e intentó por todos los medios que el aspirador siguiera funcionando como antes, pero la succión seguía siendo débil. La bolsa estaba obstruida por el polvo y ya no podía hacerse nada.

En 1978, mientras trabajaba en su fábrica de carretillas, las constantes obstrucciones en los filtros de aire hicieron que perdiera la paciencia y, basándose en los sistemas usados en los aserraderos, Dyson construyó un recolector de polvo de ciclón para su compañía. Su efectividad hizo que pensara en la posibilidad de llevar eso a una menor escala, pues así también podría solucionarse el problema con los aspiradores y allí empezó todo.

“Hoover ya lo habría inventado”

Esta fue la respuesta que Dyson recibió de sus socios al llevar su brillante idea, pues para ellos, si pudiera existir un mejor aspirador, entonces ya hubiese sido fabricado. Por lo tanto, descartaron su idea y lo despidieron.

A partir de 1979, gracias a varios préstamos y la inversión de su amigo Jeremy Fry, James Dyson elaboró diseños de prototipos de diversas características; determinado a fabricar el mejor aspirador del mundo. No obstante, ninguna empresa estaba interesada en sus invenciones y, al ofrecer el diseño a Hoover, esta marca tampoco quiso licenciarlo, pues era una amenaza directa al mercado de aspiradores que la compañía lideraba.

En 1983, Dyson logró vender su diseño por primera vez a la compañía Zanussi, pero este modelo solo vendió unas 500 unidades desde su lanzamiento. Fue considerado un fracaso, pero el diseñador industrial no se rindió e intentó en otros países.

Después de 5127 prototipos diseñados, la compañía japonesa Apex Ltd se interesó en sus creaciones y, para el año 1986, Dyson lanzó junto a Apex una versión mejorada de su aspirador anterior llamado ahora G-Force. Las ventas comenzaron a aumentar y, en 1991, su artefacto ganó el premio internacional de diseño de Japón.

Este reconocimiento y éxito terminaron siendo lo que Dyson necesitaba para fundar su propia compañía el mismo año.

 

Reconocimiento mundial

James Dyson no solo tiene unas 7500 patentes registradas a nombre de su empresa, también es la persona más rica de toda Inglaterra con un patrimonio neto estimado de 16,2 billones de libras esterlinas. Este dinero ha sido utilizado para financiar nuevos proyectos que hacen que su compañía cada vez ofrezca más soluciones para el hogar; no obstante, sus ganancias también le han dado el título del mayor terrateniente de Inglaterra, desplazando a la reina Elizabeth II.

Seguramente este hombre, a pesar de saber que su idea era valiosa, no pensó que su determinación de despojar a los aspiradores de bolsas y cables tendría el resultado que hoy en día posee. Aquellos diseños que fueron rechazados por años ahora son la base que produce un aspirador cada 12 segundos y genera ganancias que superan los 4,000 millones de euros en ventas anuales.

Su marca se ha basado en el trabajo continuo y el esfuerzo, por lo que para él no existen los golpes de inspiración, sino la reinvención progresiva de las ideas hasta encontrar la perfección, o lo que más se le parezca.

Este estilo de trabajo logró que Dyson también se alzara en el mercado de otros productos, pues sus deshumidificadores han sido elogiados por alcanzar la mayor pureza de ambiente interior posible y sus secadores de mano son estándares en aeropuertos y diferentes establecimientos. James Dyson toma algo común y desfasado y lo convierte en oro; de esa manera, es posible crear una fortuna con tan solo una aspiradora.

El futuro de Dyson

El objetivo principal de este inventor británico es seguir haciendo que su compañía sea líder, sin embargo, ha tomado otros intereses para permitirle a otras personas alcanzar el éxito.

Por esa razón, el diseñador más famoso de Inglaterra ha creado su propia universidad: “Dyson Institute of Engineering and Technology”, ahora reinventando el sistema educativo y permitiéndole a sus estudiantes ganar salarios competitivos mientras estudian de forma gratuita y participan en diferentes proyectos.

Si los alumnos logran superar al maestro, seguro uno de los mejores aspiradores sin cable del 2020 vendrá de sus manos; pero, aunque esto sucediera, Dyson siempre será recordado por su éxito y por, actualmente, formar la nueva generación de ingenieros que pronto podrán cambiar el mundo. 

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments