Cómo limpiar con amoníaco

Última actualización: 29.06.22

 

El amoniaco es un compuesto químico con diversas propiedades y usos; desde la fabricación de productos de uso diario, hasta su aporte en la industria de los fertilizantes. Sin embargo, a nivel doméstico destaca por sus cualidades de agente limpiador y desengrasante, que favorece la realización de múltiples tareas en el hogar.

 

Este compuesto también es conocido como azano o hidróxido de amonio. La fórmula del amoniaco es NH₃, por lo que su molécula contiene un átomo de nitrógeno y tres átomos de hidrógeno. Se trata de un gas incoloro, con un olor repulsivo, desagradable y penetrante, asociado con el olor que desprende la orina de gato.

Puede producirse de manera natural en el medio ambiente, el suelo, el agua y el aire; también en plantas y animales e incluso en los seres humanos. El organismo produce amoníaco cuando se descomponen los alimentos ricos en proteína, convirtiéndose en aminoácidos que luego se transforman en urea.

 

El amoniaco y su uso en diferentes ámbitos

Las aplicaciones del amoniaco abarcan grandes sectores. Por ello, se puede encontrar en el mercado de los fertilizantes, en productos de limpieza de uso doméstico, también se utiliza a nivel industrial y en empresas de fabricación.

Un estimado del 90% de la producción de amoníaco es utilizado en fertilizantes. Dado que los cultivos consumen los nutrientes del suelo, se hace necesario el uso de fertilizantes que favorezcan el ciclo biológico de las plantas.

Así mismo, gracias a las propiedades del amoniaco puede usarse para eliminar manchas sorprendentes en diversas superficies del hogar; tales como cristales, azulejos, suelos, muebles y más. Igualmente, es usado en lavabos, inodoros y encimeras, ya que puede arrastrar la suciedad acumulada.

En el ámbito industrial, es utilizado en equipos de aire acondicionado y como gas refrigerante; también en la fabricación de muchos explosivos, telas, plásticos, tinturas y pesticidas. Además, resulta idóneo para la purificación de suministros de agua.

El amoniaco y la limpieza

Una vez que se conoce para qué sirve el amoniaco, no hay excusas para que las manchas y la suciedad acumulada sigan presentes en el hogar. A continuación, los usos más importantes del amoniaco a nivel doméstico.

 

Cuarto de baño

Dado que el amoniaco desinfecta, es un producto eficaz para utilizar en los cuartos de baño. Puede retirar la suciedad y mantener los azulejos de las paredes y del suelo limpios y relucientes por mucho más tiempo. También ayuda a eliminar el tan temido y desagradable moho, un agente que suele proliferar en estos entornos húmedos.

 

Cristales

Limpiar cristales con amoniaco o limpiar vidrios, es una excelente opción para dejarlos con un brillo perfecto; en poco tiempo este producto es capaz de eliminar manchas, suciedad y huellas que puedan estar en estas superficies delicadas.

 

Alfombras y moquetas

Son muchos los hogares que utilizan alfombras y moquetas, lo que hace inevitable que suceda algún derrame accidental de líquidos en estas superficies. Por esto, limpiar alfombras con amoniaco favorece que la mancha sea eliminada con facilidad. Solo se debe aspirar el polvo previamente, usando uno de los aspiradores Rowenta (pulsando este enlace puedes encontrar algunas opciones para elegir), por ejemplo, y utilizar el amoniaco diluido en agua con un pulverizador, frotar y luego secar el tejido.

 

Grasa

La cocina es el área de la casa que mayor problema tiene con la suciedad que tiende a acumularse, especialmente la grasa que proviene de las salpicaduras cuando se preparan los alimentos. El amoniaco es conocido por su poder desengrasante, por lo que es capaz de limpiar eficientemente las encimeras, el lavaplatos, el panel de salpicaduras, la superficie de la cocina e incluso el horno.

Para mejores resultados, se puede utilizar amoniaco diluido en agua caliente.

 

Tapicería

Cuando se trata de la tapicería manchada o sucia del coche, existen muchos productos en el mercado que prometen dejarla como nueva. Sin embargo, limpiar la tapicería del coche con amoniaco es una opción económica que brinda excelentes resultados. También se puede limpiar el sofá con amoniaco, especialmente aquellos modelos cuya tapicería no permite desenfundarse.

 

Ropa y calzado

Para limpiar ropa y calzado se puede utilizar amoniaco perfumado. Este producto contiene el mismo poder limpiador que el amoniaco convencional, solo que su olor ha sido mejorado para no dejar rastros. Retira las manchas de los tejidos con facilidad; sin embargo, es conveniente realizar una prueba preliminar antes de su uso, ya que no todas las telas resisten su composición química. Así mismo, se puede mezclar amoniaco en la lavadora con el detergente para lavar varias prendas.

 

Objetos y metales

Para recuperar la belleza y brillo de objetos fabricados en metal como el bronce o el cobre, o de joyas elaboradas en oro o diamantes; se puede utilizar una pequeña porción de amoniaco con agua tibia. Solo se debe frotar la pieza con un paño y limpiar para darles nueva vida. Así mismo, también es de gran utilidad para pulir el diapasón de algunas guitarras, tal como la Yamaha c40 de buenas opiniones.

Recomendaciones de seguridad

Todos los productos utilizados para la limpieza que contengan amoniaco son irritantes, por lo que se deben usar con mucha precaución. Este gas cuando se diluye en agua se transforma en amoníaco líquido, el cual no debe ser mezclado con lejía ni con otras sustancias químicas, ya que genera gases tóxicos que al ser inhalados pueden provocan daños a las mucosas, a los pulmones y causar una severa intoxicación.

Por esto, antes de comenzar con la tarea de limpieza, es importante considerar algunas medidas de prevención.

Ante todo, es fundamental que el lugar esté ventilado, por lo que deben abrirse puertas y ventanas.

Se debe utilizar protección para los ojos y guantes que eviten que las manos tengan contacto con este químico.

El amoniaco debe mantenerse en una zona seca, fresca y fuera del alcance tanto de niños como de mascotas.

Debe evitarse que este producto tenga contacto con el fuego.

Si el amoniaco es ingerido accidentalmente o entra en contacto con las mucosas, se debe acudir de inmediato al médico.

Limpiar con amoniaco mantiene el hogar reluciente. Además, es un producto barato y confiable, solo se deben seguir las recomendaciones de uso del fabricante para evitar cualquier accidente.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS