¿Cómo limpiar el gresite de tu piscina?

Última actualización: 03.12.21

 

El gresite es uno de los materiales más utilizados actualmente para revestir las piscinas por ser un aislante de alta calidad, tener gran resistencia a la humedad y productos químicos. En tal contexto, no hace falta ser un experto para limpiar una piscina de gresite y dejarla lista para el verano.

 

Tener una piscina significa cubrir costes de mantenimiento y limpieza especializada que pueden afectar tu presupuesto. Por esta razón, queremos hablarte de algunos aspectos importantes que debes conocer sobre la limpieza de piscinas y aprender ciertos trucos prácticos que te ayudarán a realizar el mantenimiento sin ser un experto.

 

Cómo limpiar una piscina

El primer aspecto a determinar es saber el material de revestimiento del vaso de la piscina, ya que hay algunos más delicados que otros, por lo que no aceptan el uso de limpiadores abrasivos. 

Pero, considerando que nuestro post está orientado a las piscinas de gresite, vamos a hablar directamente de los pasos a seguir para limpiar aquellas que están hechas de este material.

  • Piscina llena o vacía

Al planificar la limpieza del estanque, lo primero que se nos ocurre es vaciar la piscina. Sin embargo, no es del todo necesario porque existen métodos de higienización con los que podemos reutilizar el agua después de un proceso de hipercloración con una dosis alta de desinfectante, como el ácido clorhídrico para piscina. 

De esta forma, ahorras dinero en agua y, a su vez, evitas el desperdicio de este importante líquido. 

Pero, si el agua se ha usado en varias temporadas y el nivel de suciedad la hace irrecuperable, entonces será necesario desecharla. Una forma más sustentable de hacerlo consiste en vaciar la piscina poco a poco y usar el agua para regar el jardín.

Y no tienes de qué preocuparte, pues si el agua de la piscina está verde significa que no tiene productos químicos que puedan afectar tus plantas.

  • Equipos de limpieza

Existen algunos equipos para uso doméstico diseñados para facilitar la limpieza de tu piscina, uno de ellos es el limpiafondos de piscina, el cual puedes colocar en funcionamiento cuando vas a realizar la higienización con la piscina llena.

Lo recomendable es adquirir primero el salfuman para limpiar piscinas, preparar un cubo de agua limpia con dos litros de este producto y con ayuda de un cepillo frotar la superficie y paredes de la piscina. La idea es que las bacterias, sedimentos y microorganismos incrustados en el gresite se desprendan y queden suspendidos en el agua. 

Posteriormente, se deben dejar asentar estos sedimentos durante 24 horas con la piscina en reposo para después colocar el limpiafondos de piscina y eliminar la suciedad, al mismo tiempo que se filtra el agua.

En el caso de vaciar el estanque, puedes limpiar la piscina con Karcher u otra hidrolimpiadora potente que tengas en casa. Para este proceso, será necesario usar un equipo de protección personal como gafas, guantes, botas impermeables y ropa apropiada porque se debe usar ácido clorhídrico en grandes cantidades para reforzar la higienización. 

El procedimiento es muy sencillo, solo debes aplicar el producto según las instrucciones del fabricante, dejar actuar durante el tiempo recomendado y después comenzar a cepillar las paredes para retirar la suciedad. Seguidamente, se debe aclarar con agua limpia.

  • Dejar siempre un poco de agua

Uno de los secretos sobre cómo limpiar una piscina vacía es, irónicamente, no vaciarla por completo, pues al retirar toda el agua es muy probable que los sedimentos, fango y la suciedad se sequen rápidamente, dificultando su limpieza total. Por esta razón, es recomendable siempre dejar un poco de agua que facilite la remoción de los sedimentos, así como la limpieza profunda de las paredes. 

En esta fase, la hidrolavadora será muy útil, pero evita tenerla a poca distancia del gresite, pues la potencia del agua podría dañar la lechada del azulejo.

  • Bordillo de la piscina

Para limpiar la piedra porosa blanca que se coloca para coronar la piscina, es decir, en el bordillo, se deben tomar algunos cuidados para no dañar sus características. Uno de ellos es evitar usar la lejía para piscinas en esta zona porque resulta muy abrasiva. 

En cambio, se puede utilizar algún jabón con pH neutro como el del lavavajillas o un detergente natural, para frotar en círculos la piedra con un cepillo de cerdas suaves. También puedes usar la hidrolavadora para eliminar la suciedad incrustada en los poros. 

  • Fondo sucio y calcificación

Si ves que la higienización de tu piscina es muy liosa para ti y buscas una alternativa eficaz para limpiar el fondo de piscina muy sucio, puedes considerar el proceso químico de floculación con tabletas. Este sistema crea una película sobre el barro y la suciedad para aglutinar las impurezas que van a ser absorbidas por el limpiafondos. 

Por otro lado, al buscar un remedio casero para evitar el agua turbia en la piscina pensamos rápidamente en el uso de cloro común. Sin embargo, no es tan sencillo como parece y es necesario buscar información más específica sobre la cantidad de cloro a utilizar según la capacidad de la piscina, así como el producto específico para esta que no dañe el revestimiento de gresite. 

En el caso de la piscina de gresite negro es común que se note una película blanquecina formada por la calcificación. Esta situación hace que muchos se pregunten cómo quitar la cal de la piscina. En estos casos, un truco casero muy fácil de aplicar para esta situación es limpiar con vinagre, usando una solución al 5%. 

También necesitas una botella con atomizador para rociar las superficies por parte y un cepillo con cerdas suaves para remover la cal. Después, con ayuda de una hidrolavadora, puedes retirar el limpiador y los residuos de cal. 

¿Qué hacer con el agua verde?

Las personas que tienen piscinas en sus casas se enfrentan a varios retos durante el año, algunos de ellos pueden ser cómo recuperar el agua de la piscina después del invierno y cómo bajar el ph de la piscina con aguafuerte, pero el más común de todos es cómo limpiar la piscina verde sin vaciar. 

Y es que cuando el agua de la piscina está verde es porque se ha producido un fenómeno llamado floración de algas. Para solucionar este problema hay que realizar aplicar una supercloración o hipercloración. Entonces, podemos afirmar en palabras simples que es factible tratar una piscina verde con lejía, para recuperar la calidad del agua. 

En esta técnica se miden los niveles de alcalinidad y pH para saber qué cantidad de cloro aplicar y se eliminen las algas eficazmente. En este sentido, las ventajas del salfuman y su composición pueden aprovecharse para desincrustar la suciedad orgánica, sin olvidar que también pueden alterar la apariencia del cemento o los azulejos.

Ahora bien, si tu piscina es de gresite verde, puedes tardar en notar la formación de algas, por ello es importante utilizar un alguicida como método preventivo. Otro truco casero es verter lejía común en grandes cantidades para hacer una supercloración. Por lo tanto, considerando que la lejía común tiene una concentración de cloro de 4%, necesitarías 0,75 litros de lejía por cada metro cúbico de la piscina.

Como ejemplo se establece que para una piscina de 50 metros cúbicos deberás utilizar 37,5 litros de lejía. Pero, si te parece que todo este proceso es complicado o te preocupa utilizar productos químicos, lo mejor será acudir con una empresa especializada en limpieza de piscinas. Así podrás tener la tranquilidad de saber que tu familia y tú usaréis una piscina con agua apta para el baño para disfrutar del verano sin preocupación. 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS