¿Cómo desinfectar la casa de virus correctamente?

Última actualización: 29.06.22

 

La suciedad acumulada en casa es foco de virus y bacterias que causan enfermedades. Es por esto que debemos aprender a desinfectar nuestro hogar correctamente, así como utilizar los productos adecuados, para de esta forma brindar a los miembros de la familia una vida más saludable. 

 

Los virus son agentes infecciosos que no tienen células, sino que son partículas de código genético ARN o ADN encapsuladas en proteínas, por lo que necesitan infectar las células de otros organismos para sobrevivir y replicarse, ya que no se pueden reproducir por sí solos. En este proceso, los virus pueden dañar las células y causar diversas enfermedades en el cuerpo del ser humano.

Aunque la forma de contagio más frecuente de los virus es por contacto físico directo con una persona infectada, también existe la transmisión indirecta, por ejemplo, a través de las superficies contaminadas. Es por esto que no sólo es necesario limpiar la casa, sino que debemos desinfectarla para eliminar los virus y bacterias correctamente. 

 

Diferencias entre limpiar y desinfectar 

Muchas veces utilizamos estas palabras como sinónimos, pero la verdad es que son conceptos diferentes, que es necesario entender si quieres saber cómo eliminar virus y bacterias. La limpieza se refiere a quitar la suciedad visible de una superficie, por ejemplo, cuando retiramos el polvo que se deposita sobre los cristales de las ventanas. Por su parte, la desinfección comprende la eliminación de microorganismos que no es posible ver a simple vista, pero que sin embargo causan enfermedades.

Podemos decir que para limpiar una superficie solo necesitamos un paño seco o húmedo, mientras que para desinfectar debemos rociar un producto más específico, como el amoniaco o la lejía. En este sentido, no es posible desinfectar correctamente un objeto si antes no lo hemos limpiado bien, por lo tanto, ambos procesos son importantes.

Otra forma de desinfectar es aplicando calor, por esta razón, existen electrodomésticos especialmente diseñados para esterilizar superficies, como la vaporeta de mano, que utiliza vapor de agua a altas temperaturas, de modo que no es necesario usar químicos peligrosos. En teoría, 70 °C es suficiente calor para eliminar algunos microorganismos. No obstante, es necesario aclarar que la capacidad de supervivencia y adaptación puede variar de un virus a otro. 

Desinfección del hogar: ¿Por donde empezar?

Si no sabes cómo desinfectar la casa de virus y bacterias, lo primero que debes hacer es dividir la limpieza por zonas, priorizando aquellas que puedan tener mayores probabilidades de transmitir los microorganismos dentro de la casa. Por lo general, se recomienda comenzar por aquellos objetos que más coges con las manos.

Las manillas de las puertas y los pasamanos de las escaleras son cruciales para evitar el contagio indirecto, por lo que es necesario limpiar estos elementos con un paño húmedo y después aplicar un desinfectante para el hogar que no sea tóxico. Además, los expertos recomiendan limpiar estos objetos varias veces al día, sobre todo si constantemente llegan a casa personas que han estado en la calle.

Por otro lado, hay que identificar las estancias más transitadas en cada casa, como por ejemplo los baños y la cocina, donde suelen haber grifos y otros objetos que utilizamos con las manos, por lo que es necesario desinfectarlos a fondo con especial cuidado. En este caso, es posible rociar un desinfectante de superficies con un pulverizador, que resulta más práctico y permite esterilizar los objetos después de cada uso.

La mayor parte de los microorganismos terminan en el suelo, por lo que es importante limpiar a diario y desinfectar a fondo al menos una vez a la semana. Asimismo, a pesar de que algunos virus sobreviven muy poco en los textiles, existe cierto riesgo de transmisión indirecta, por lo que no debes olvidarte de limpiar los sofás, cojines, cortinas y alfombras de la casa, especialmente los están en zonas de mucho tránsito. 

Hay otro grupo importante de objetos que suelen pasar desapercibidos, pero que son vehículos que transportan virus y bacterias, nos referimos a los aparatos electrónicos, como teléfonos móviles, tabletas, ordenadores, teclados; incluyendo los mandos a distancia de ciertos aparatos. Por lo tanto, debes utilizar un desinfectante para el Coronavirus  y otros microorganismos. 

Los mejores productos para desinfectar el hogar

Cuando surge una enfermedad causada por un nuevo virus, muchos tenemos la duda sobre qué desinfecta más, si el amoniaco o la lejía. En este sentido, podemos decir que ambos son eficaces para eliminar la película de grasa que recubre los virus, por lo que son poderosos desinfectantes para purificar diferentes superficies. Sin embargo, aunque el amoniaco desinfecta el Coronavirus y las bacterias, varios estudios han revelado que la lejía es todavía más efectiva.

Por otro lado, estos productos desinfectantes de limpieza son quizás los más comunes en el hogar, pero pueden dañar los tejidos, por lo que para ciertos objetos es necesario utilizar una alternativa, como por ejemplo el alcohol, ya sea etanol o isopropanol en una concentración de 60 a 80 %.

En cuanto a las prendas de vestir, por lo general no son consideradas transmisoras de virus, pero no se descarta esta posibilidad, por lo que se debe evitar la acumulación de ropa sucia en el hogar. La solución es colocar la lavadora en un ciclo de agua caliente y añadir el jabón que utilizas siempre, ya que al mezclarse con el agua y hacer espuma, crea una sustancia capaz de romper la membrana de lípidos de los virus, destruyéndolos.

No obstante, es importante mencionar en este punto el peligro que supone tratar de elaborar un desinfectante casero para el hogar, ya que algunas personas deciden mezclar diferentes productos para aumentar su eficacia, poniendo en riesgo la salud de toda la familia, ya que se pueden formar sustancias químicas letales. 

En España, muchos utilizan el limpiador desinfectante Sanytol para el Coronavirus, ya que permite eliminar la mayoría de virus y bacterias sin utilizar lejía ni otros productos que pueden resultar tóxicos. Además, no emite gases, no es abrasivo, no mancha la ropa y no afecta a los animales domésticos.

Como podemos observar, existen diferentes formas para mantener a los virus lejos de la casa, pero es necesario utilizar los productos de limpieza con mucho cuidado, ya que pueden ser tan peligrosos como los propios virus.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS