9 errores que puedes estar cometiendo al limpiar tu hogar y cómo evitarlos

Última actualización: 09.12.22

 

Puede parecer que la limpieza del hogar es una tarea sencilla y fácil de llevar a cabo, pero nada más lejos de la realidad. Si no se tiene el debido cuidado con las herramientas y químicos para el aseo, se corre el riesgo de afectar tejidos, objetos, superficies, acabados y más.

 

La limpieza del hogar o cualquier otro espacio, no debe ser tomado a la ligera, ya que una mala higiene puede ocasionar múltiples problemas respiratorios, dermatológicos, infecciosos e inclusive psicológicos. Además, no se puede pasar por alto la incomodidad general que sufrirían quienes conviven en el hogar.

No obstante, si has notado que tu casa se ensucia con rapidez, aunque limpies de manera regular, es probable que estés cometiendo errores que podrían disminuir la eficacia de las sesiones de limpieza.

 

¿Cuáles son los errores más comunes al limpiar?

Si crees que puedes estar pasando por alto algunos pasos importantes al momento de limpiar, te invitamos a revisar el siguiente listado, donde se han enumerado sin orden de relevancia, los errores más comunes que suelen cometerse al llevar a cabo una sesión de limpieza. Quizá estudiarlo pueda ayudarte a disfrutar de un hogar mucho más limpio e higiénico.

 

1. Orden por sectores

Antes de comenzar a limpiar, primero te aconsejamos decidir el orden en el cual lo harás, asegurándote de comenzar antes por las zonas altas y después ir bajando. Así evitarás que después de haber barrido, caiga al suelo el polvo que sacudes de la estantería, por ejemplo.

No obstante, si tu piso está demasiado sucio, quizá sea más conveniente deshacerte primero del polvo pesado, para después facilitar el trabajo en el resto de la casa.

 

2. Acumulación de polvo

Uno de los errores más comunes es limpiar “solo por encima” y permitir que el polvo se acumule en otras áreas. Puede que te sorprenda, pero lugares como las cortinas, pantallas de lámparas u objetos decorativos, son una fuente de polvo que puede esparcirse por el ambiente y asentarse sobre otras áreas, lo que, a la larga, dificulta aún más la tarea de limpieza.

Para evitar este tipo de situaciones, es recomendable considerar aspiradores Rowenta, Taurus, Electrolux o de cualquier otra marca conocida, ya que estas herramientas pueden incluir accesorios especiales para limpiar a profundidad esas zonas.

3. Limpieza de cristales

Otro detalle que puede ser fácilmente olvidado por algunas personas cuando están limpiando su casa o apartamento son los vidrios y cristales, entiéndase ventanas, espejos, mesas y adornos.

Este tipo de materiales deben ser aseados con cuidado, evitando el uso de detergentes, ya que pueden mancharse fácilmente. Para limpiarlos, puedes usar un pulverizador con alcohol o desinfectante y secar con papel periódico, el cual no causará manchas y dejará todo reluciente.

 

4. Uso de pulverizadores

Aplicar el detergente, desinfectante o cualquier otro agente de limpieza directamente sobre las superficies, puede ser contraproducente, a menos que se indique específicamente en sus indicaciones de uso.

Al usar este tipo de productos, debes saber que estos están pensados para ser aplicados sobre un paño de microfibra o una bayeta y después sobre las superficies, para así controlar adecuadamente la cantidad y sus efectos de limpieza.

 

5. Humedad residual

Es probable que después de pasar un trapo o usar un limpiador a vapor, olvides secar adecuadamente los lugares u objetos aseados. Las manchas que deja la humedad residual pueden ser capaces de penetrar ciertos materiales y después ser engorrosas de sacar.

Debido a esto, te aconsejamos hacer uso de toallas de papel o paños de microfibra, para quitar la humedad excesiva al terminar de limpiar, lo que también puedes aplicar después de la ducha, por ejemplo, al secar las gotas que quedan sobre las paredes o el espejo. Esto ayudará a mantener tu hogar más limpio en todos los sentidos.

 

6. Estado de los paños y bayetas

Cuando vayas a usar herramientas como paños o bayetas, para la limpieza de tus pisos, muebles, ventanas, mesas y demás superficies, debes tener cuidado de emplear productos limpios y aptos.

No cuidar adecuadamente los tejidos de limpieza, puede hacer que desprendan mal olor, además de suciedad, razón por la que, después de cada sesión, te aconsejamos lavarlos con agua y detergente, para después dejarlos secar adecuadamente. Esto evitará que la humedad acumulada cause mal olor.

 

7. Cortinas y muebles

El aspirado de cortinas y muebles debe ser llevado a cabo con regularidad, sobre todo si sueles dejar abiertas las ventanas para ventilar las habitaciones, lo que también deja pasar el polvo que se asienta sobre tus posesiones. Así que, además de tratar de no mantener las entradas abiertas, deberías considerar adquirir un aspirador, esta herramienta te permitirá tener tu hogar lo más limpio posible.

Si no sabes cuál es el mejor aspirador Rowenta, por ejemplo, puedes encontrar análisis de sus modelos o líneas completas, donde hallarás la información necesaria, para tomar una decisión de compra acertada.

8. Integrar limpieza y desinfección

Existen áreas de la casa que necesitan una limpieza más agresiva, tal como podría ser el cuarto de baño o la cocina. En estos espacios se llevan a cabo tareas que pueden afectar directamente la salud y por ello es necesario hacer un esfuerzo extra al momento de limpiarlos, para así conseguir desinfectarlos.

Para esto, puedes considerar productos de limpieza especiales que incluyan desinfectantes o también llevar a cabo las tareas de aseo en orden, garantizando el tratamiento adecuado para cada espacio.

 

9. Indicaciones de uso de los productos

Muchas veces, las personas emplean productos de limpieza sin detenerse a revisar las indicaciones de uso, lo que podría incurrir en afectar los resultados al final.

Como es de esperarse, para evitar este tipo de situaciones, es necesario respetar las instrucciones de uso de los detergentes, desinfectantes, lejías, jabones y cualquier otro producto de limpieza.

Algunos detergentes, por ejemplo, pueden necesitar de tiempo de reposo o un agente activador, para poder calar en la suciedad y no prepararlos o aplicarlos de la forma adecuada, evitará que el producto pueda tener el efecto esperado al momento de limpiar.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS