¿Cómo limpiar un sofá de tela fácilmente?

Última actualización: 03.12.21

 

Los sofás de tela son cómodos, mullidos y una opción viable para todo tipo de espacios, por lo que se encuentran entre las alternativas de compra más populares para la decoración del hogar. Sin embargo, su limpieza puede ser algo compleja, por lo que conocer algunos trucos será de mucha ayuda.

 

Cuando se quiere decorar un espacio tan importante en casa como la sala de estar, los muebles juegan un papel protagónico. En esta situación, los sofás de tela se encuentran entre los preferidos, pero al igual que con cualquier otro material, también requieren de atención y cuidados para no verse afectados por la suciedad.

Si quieres aprender cómo puedes limpiar y también mantener limpio tu sofá y asientos de tela, aquí podrás hallar información eficaz para llevar a cabo la tarea, además de hacerla más sencilla.

 

¿Cómo limpiar un sofá de tela?

La limpieza de un sofá de tela puede ser una tarea ardua, pero no complicada, y mucho menos imposible, por lo que en el siguiente espacio hallarás algunos consejos que te servirán para lavar tu sofá en casa.

 

  1. Aspira el sofá de tela

Si te preguntas cómo limpiar un sofá de microfibra o cualquier otro tejido suave, el aspirador es la respuesta más rápida y eficiente, sobre todo si es de mano. De otra forma, se recomienda que cuente con accesorios para acceder a rincones y hendiduras.

 

  1. Sacude los cojines

Después de aspirar, te aconsejamos llevar los cojines fuera y sacudirlos para que puedas sacar la máxima cantidad posible de suciedad. Golpearlos contra la pared o unos contra otros es la forma más eficiente de lograr sacar ese polvo residual.

 

  1. Aplica productos de limpieza

Ahora podrás aplicar productos para limpiar sofás de tela, ya sean quitamanchas, contra ácaros, anti-olores, etc. Solamente asegúrate de seguir al pie de la letra las indicaciones del fabricante para evitar cualquier tipo de inconveniente y hacerlo en un espacio abierto, dado que muchos de estos productos tienen aromas intensos.

  1. Prueba métodos caseros

Limpiar un sofá con bicarbonato es un método casero, barato y sencillo para sacar manchas y limpiar los tejidos. Para ello puedes mezclar este compuesto con un poco de vinagre y aplicarlo para dejarlo reposar por un par de minutos, antes de intentar sacar la suciedad con un paño de microfibra.

Lo mismo se puede aplicar si quieres saber cómo limpiar un sofá de piel blanco, ya que los efectos blanqueadores de estos productos ayudarán a sacar cualquier mancha e incluso a devolverle el brillo al acabado del tejido en tu sofá.

 

  1. Aprovecha la vaporeta

La vaporeta es otra de las herramientas eléctricas que pueden ser útiles en la limpieza de tu sofá, ya que prácticamente te permite lavarlo sin que se empape por completo, y las altas temperaturas del vapor ayudan a matar todo tipo de bichos, gérmenes y bacterias que hay en los tejidos.

 

  1. Deja secar bien

Al terminar de limpiar tu sofá, debes permitir que las piezas húmedas, o a las que se les hayan aplicado productos, se sequen y ventilen adecuadamente. Si esto no se respeta, rápidamente notarás el mal olor de la humedad en casa y, posiblemente, se pudra la tela de tu sofá.

 

Consejos para mantener limpio el sofá

Ahora que has aprendido cómo limpiar la tapicería del sofá, te daremos un par de consejos con los que podrás mantenerlo como nuevo por mucho más tiempo, para así no tener que lavarlo con tanta frecuencia o, al menos, no de forma agresiva:

 

  1. Aprovecha el aspirador

Entre los productos para limpiar sofás de tela, el aspirador de mano es considerado como una de las herramientas más útiles. Con este equipo podrás recoger fácilmente el polvo en las esquinas, los restos de papas fritas que caigan entre los cojines o el pelo de mascota después de la siesta del gato, por ejemplo.

 

  1. Cuidado con los zapatos

Este consejo debe aplicarse especialmente en sofás blancos, ya que la claridad de este tejido permite que las manchas se noten con muchísima facilidad. Si no quieres tener que limpiar tapicería de sofá muy sucia, podrías considerar quitarte los zapatos al momento de sentarte en el mueble para evitar subirlos, así sea de forma inconsciente.

 

  1. Evita comer en el sofá

Otra de las razones más comunes que ensucian fácilmente cualquier sofá de tela es tener la costumbre de comer sentados en él. Cuando las migas caen entre las hendiduras de los cojines, es muy fácil desentenderse y dejar que permanezcan ahí, pero esta acumulación pronto pasará factura. En estas ocasiones, resulta útil tener disponible un aspirador de mano, para así poder recoger todos los restos de comida o botanas que caigan en el tejido.

  1. Usa mantas

Las mantas son una prenda muy cómoda con la que podrás cobijarte o usarla como una almohada. No obstante, la finalidad de este consejo es que la manta funcione como un bloqueo entre la piel y el tejido del sofá.

El cuerpo humano pierde entre 30 a 40 mil células de piel por minuto. Solamente ponte a pensar en la cantidad de piel muerta que cae en tu sofá durante el tiempo que tomaría sentarse a ver una película o recibir invitados.

Aparte, también evita que la grasa natural del cuerpo se esparza por el tejido, considerando que, a la larga y con exposición constante, esto puede causar manchas bastante difíciles de tratar.

 

  1. Considera usar una funda

Las fundas de tela para sofás son una bendición si deseas mantenerlo completamente libre de polvo y suciedad. El mercado ofrece fundas para prácticamente cualquier modelo de sofá, e incluso con diseños variados, permitiendo hasta cambiar el estilo de la habitación.

Estas fundas de tela tienen la ventaja de que puedes quitarlas fácilmente para lavarlas, evitando situaciones como tener que pagar por la limpieza en seco del sofá.

 

Por último, ¿cada cuánto tiempo se debe limpiar el sofá?

Según lo comentado por varios expertos, la limpieza de sofás que se usen de forma diaria, debería ser al menos cada 6 meses, para evitar que la acumulación de suciedad, ácaros, pelo de mascota, polvo, piel muerta, restos de comida y otros, puedan causar daños irreparables en el mueble.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS