El reciclaje, una estrategia ecológica que beneficia a todos

Última actualización: 03.12.21

 

Ante el evidente deterioro del medio ambiente, la sociedad actual ha alcanzado un mayor grado de conciencia en pro del cambio ecológico. Esto conlleva a la búsqueda de nuevas estrategias que minimicen los daños en el ecosistema, entre ellas, el reciclaje de la basura doméstica, industrial, comercial, urbana y demás.

 

A nivel mundial cada año se genera un gran volumen de residuos, los cuales llegan a parar en vertederos, ríos y mares. De ellos se considera que solo el 6 % equivale a los residuos sólidos urbanos. Es decir, alrededor de 21 millones de toneladas, cifra que ya de por sí es numerosa, sin contar los mineros, industriales, forestales, ganaderos, agrícolas y los lodos producto de los procesos de depuración.

Por muchos años se consideró toda esa basura como un desperdicio sin utilidad. Sin embargo, dicho concepto se ha transformado, pues la sociedad actual reconoce que la basura podría ser una materia prima si se recicla adecuadamente. Resulta claro que el reciclaje es una práctica eco-amigable que tiene por objetivo transformar un producto ya utilizado en otro o en materia prima, para hacerlo rendir por mayor tiempo.

 

Beneficios del reciclaje

Los beneficios que conlleva el reciclaje son innumerables. Si bien es una simple acción que permite ahorrar materias primas, agua, energía y reducir las emisiones de gases nocivos, también supone la generación de empleos.

Es conocido, que la basura después de ser retirada de sus fuentes de producción, suele terminar en el hábitat de muchos animales, en especial los marinos, pero implementando técnicas de reciclaje se podría evitar la extinción de muchas de sus especies. Los recursos naturales igualmente se benefician con estas acciones, ya que, por ejemplo, al reciclar el papel la tala de los árboles se reduce considerablemente, pues su necesidad de explotación se orienta en la reutilización de la materia antes extraída.

Por otro lado, gracias a que las fábricas dejan de producir desde cero, los gastos de energía y la emanación de gases de efecto invernadero son menores al tener que utilizar productos ya preexistentes. Otro ahorro que se evidencia es el del petróleo, el cual es una materia indispensable para la fabricación del plástico y como es un recurso no renovable, con el reciclaje su escasez no será muy evidente. Por último, las familias logran reducir sus gastos, pues al transformar sus residuos orgánicos e inorgánicos de manera creativa, obtienen un sinfín de productos con diversas funcionalidades.

Materiales que se reciclan

Por lo general casi todos los materiales que se encuentran a nuestro alrededor se pueden reciclar. Sin embargo, deben pasar por un proceso de transformación diferente en función de su naturaleza.

En tal sentido, el plástico es un material no biodegradable que dura cerca de 700 años en eliminarse. Su proceso de reciclaje inicia con la recolección, selección y clasificación. El mismo, tras ser limpiado y cortado se funde, para utilizarse como materia prima. En el caso del papel, se debe triturar y someter a tratamientos que lo disuelven y convierten en pasta; a pesar de que el mismo es biodegradable, también es indispensable reciclarlo, ya que la cantidad que se usa mundialmente es perjudicial.

Un material que, a diferencia de los anteriores, se presta para ser reciclado un mayor número de veces es el vidrio. Esto no solo favorece el área económica, sino también la energética, pues se consumen menos recursos para ponerlo nuevamente en circulación. Por su parte, la reutilización de las baterías y pilas, de igual manera, favorece el cuidado del medio ambiente, pues su reciclaje impide la liberación de materiales nocivos para la fauna y flora. Otro material que es de uso común y dura 80 años en degradarse es el aluminio; su sencillo proceso solo requiere derretirlo y purificarlo para volverlo a usar.

 

¿Cómo reciclar los residuos del hogar?

Todo proceso de reciclaje inicia en el hogar. Por ello, se deben tomar en cuenta ciertas técnicas para evitar una errada acción ecológica. De ahí que, al realizar las compras lo más apropiado es escoger productos que estén contenidos en envases aptos para el reciclaje. Asimismo, cada vez que se desechen, se debe hacer la correcta separación de la basura.

Para lograr dicha tarea, se debe establecer qué cubo de basura comprar, pues en función de su diseño será más eficaz esta acción. Para ello, mundialmente se ha definido una escala de color, la cual designa el azul para el papel y cartón; el amarillo para todo tipo de material a base de plástico, como botellas, envases y bolsas, en el que también se toman en cuenta las latas. El tono verde, corresponde a los vidrios; el rojo para los residuos que se consideran tóxicos y peligrosos. Además, el código incluye el naranja para los restos orgánicos y el color gris para la basura doméstica que no se adecue en las anteriores categorías.

Emprendimientos que aprovechan el reciclaje

Cada vez más surgen ideas innovadoras que buscan resolver la contaminación. De ahí que, el reciclaje se ha convertido en un negocio con altas expectativas ecológicas y económicas. En tal sentido, tener una empresa de reciclaje no solo es una alternativa provechosa para los propios emprendedores, sino también para aquellas personas que desean tener un ingreso extra a partir de la materia prima reciclada.

Actualmente, existen alternativas que están hechas a base de los desperdicios orgánicos como, por ejemplo, comidas baratas para la producción porcina. Otro emprendimiento muy popular es el diseño y confección, tanto de ropa como de calzado, a partir del reciclaje de nylon, algodón, lana, plástico e incluso neumáticos. Es una moda verde que no solo satisface las necesidades de sus compradores sino también concientiza y conserva los recursos naturales. Otras ideas que sobresalen es la creación de muebles y toda clase de decoraciones fabricadas con materiales transformados, que fácilmente se acoplan a los distintos estilos y espacios del hogar o la oficina.

Aunque falta mucho por hacer, cada día son más las empresas y personas comprometidas a cuidar el planeta. De ahí, la importancia de aprender a utilizar adecuadamente el cubo de basura, ya que si no existe una separación correcta de los desperdicios, no disminuirá la contaminación y además se desaprovechará la oportunidad de crear productos funcionales.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS