Cómo limpiar el suelo de mármol para que brille

Última actualización: 03.12.21

 

El mármol es un material bastante hermoso, por lo que es una opción muy escogida para los suelos de los hogares. Sin embargo, mantenerlo en ese estado excelente requiere de saber cómo cuidar el mármol, especialmente cuando se busca conservar su brillo. Afortunadamente, esto no es tan difícil y puede hacerse en unas pocas horas.

 

Solo basta con salir a pasear a diferentes centros comerciales o visitar diversos hogares para darse cuenta de que el mármol es uno de los materiales más escogidos cuando se trata de suelos.

Esto tiene muchas causas, pues es un elemento que, a pesar de no ser el más económico, brinda una resistencia increíble y, además de eso, ofrece diseños que realmente captan la vista y pueden combinarse con cualquier espacio.

Sin embargo, algo que hay que tener en cuenta es que, si se desea seguir disfrutando del hermoso aspecto del mármol por mucho tiempo, es necesario darle el mantenimiento que este requiere. No basta con simplemente fregar la superficie con agua y jabón, pues así, aunque mantendrás limpio el suelo, no lograrás conservar el brillo característico de este.

Si no sabes cuál es el proceso que se requiere para realmente limpiar el mármol blanco y de cualquier otro color, permitiéndole al suelo conservar su brillo, entonces es importante que leas cómo lograrlo.

 

¿Cómo quitar manchas del mármol?

Antes de comenzar a abrillantar el suelo de mármol, primero hay que asegurarse de que esté completamente limpio, pues, de lo contrario, el resultado podría no ser el que estás esperando.

Es necesario recordar que es preferible evitar que el mármol se manche, por lo que deberías secar o limpiar cualquier sustancia que haga contacto con la superficie de forma inmediata. Sin embargo, después de ese primer momento, sigue siendo posible la limpieza, aunque esta pueda ser un poco más difícil.

Aunque existen diversos productos para limpiar mármol, como esta es una superficie porosa, se recomienda utilizar la menor cantidad de químicos posibles. Por lo tanto, lo primero que debes hacer es verificar el origen de la mancha y comenzar a limpiarla.

Después de barrer o aspirar el lugar, identifica la mancha. Si se trata de elementos solubles, bastará con limpiar haciendo uso de agua tibia y jabón de pH neutro. Mientras que, si se trata de manchas más difíciles de sacar, es preferible limpiar el mármol con amoniaco, agua y limón.

Si te toca lidiar con una mancha sólida, como quitar cera del suelo, entonces es necesario contar con algunos artefactos y herramientas. En este caso específico, usar una vaporeta para derretir y terminar con una bayeta húmeda con jabón puede ser suficiente.

Al terminar con cualquiera de los procedimientos mencionados, es imperativo que recuerdes secar muy bien el suelo, para evitar que el mármol acumule humedad.

¿Cómo limpiar el mármol para que brille?

Si buscas que el brillo del mármol dure la mayor cantidad de tiempo, entonces basta con darle una limpieza regular, tratar rápidamente las manchas y los líquidos que entren en contacto con la superficie y, de vez en cuando, es necesario cubrir toda la superficie de mármol con cera profesional especializada.

No obstante, si debes limpiar un suelo de mármol dañado, que ya no tiene brillo, es necesario seguir otros métodos para poder devolverle ese aspecto tan encantador que tiene este tipo de material.

Hay dos formas de abrillantar el mármol y elegir entre una u otra depende de qué tan grande sea la superficie que debe recuperar el brillo. Si lo que buscas es saber cómo abrillantar un suelo de mármol sin máquina, entonces es necesario decirte que este proceso, aunque es posible, solo es apto para secciones muy pequeñas. Por otra parte, si quieres darle brillo a una gran superficie de mármol, es necesario conseguir una máquina rotativa y empezar a trabajar.

No obstante, independientemente de la opción que elijas, vas a necesitar: una lana de acero, un decapante, un cristalizador y una cera.

Para comenzar, después de haber limpiado el mármol, deberás agregar el decapante por todo el suelo, pues este será la base. Deberás frotar el producto con la lana de acero mientras la máquina rotativa se mueve de forma suave y a baja velocidad. Sin embargo, si decidiste hacer el proceso de forma manual, deberás realizar el movimiento tú mismo, ayudándote con guantes de protección.

Al terminar, procede a agregar el líquido cristalizador y repite el proceso con la máquina rotativa, sin aumentar la velocidad. Asegúrate de cubrir cada área que lo necesite con este producto para lograr un mejor resultado.

Cuando acabes con este paso, notarás que ya el suelo ha tomado el brillo original, por lo que podrías terminar aquí; no obstante, si deseas prolongar su aspecto, se recomienda entonces hacer el uso de la cera. Para aplicarla no requerirás de la máquina, solamente será necesaria una fregona y ya podrás dar como terminado el proceso de abrillantado.

Vale la pena destacar que, aunque muchos piensen lo contrario, no se requiere pulir el suelo después de terminar de abrillantar. De hecho, el pulido es realmente necesario solo cuando la superficie está rayada o tiene muchas imperfecciones. Para esto, vale la pena contratar a un profesional.

Blanqueando las juntas del suelo

Si no sabes blanquear las juntas, entonces probablemente pienses que es igual de difícil que limpiar mármol blanco antiguo, pero la realidad es que es un proceso bastante sencillo, si tienes los materiales correctos.

Limpiar las juntas del suelo con vinagre o frotando pasta de dientes sobre ellas suelen ser los dos métodos más utilizados para lograr el objetivo. Sin embargo, si la suciedad está muy adherida, entonces, puedes buscar una buena vaporeta.

Este artefacto, especialmente si se usa con una boquilla de chorro concentrado, logrará penetrar correctamente el mármol, desprendiendo la suciedad y, afortunadamente, neutralizando las bacterias gracias al calor. Para terminar, solo se requiere secar muy bien el suelo.

Como ves, una vaporeta no sirve solamente para limpiar una superficie, un colchón o un baúl de moto, sino también para ocuparse del mármol; mientras que la crema dental, además de devolver el brillo a tus dientes, hará lo mismo con las juntas de las baldosas.

Limpiar el mármol es un proceso algo complejo; sin embargo, este se vuelve más sencillo si sabes exactamente cómo realizar cada paso y qué utilizar para lograrlo.  

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS