¿Cómo limpiar cristales muy sucios?

Última actualización: 03.12.21

 

En los días soleados, los rayos del sol atraviesan el cristal de las ventanas, mostrando la cantidad de suciedad que puede acumularse en la superficie. En este sentido, si te preguntas cómo quitar manchas difíciles en cristales, debes saber que se trata de una tarea que solo requiere unos minutos de tiempo.

 

Es importante saber cómo limpiar cristales y con qué frecuencia hay que hacer el mantenimiento. En la mayoría de los casos, no es necesario realizar una limpieza profunda cada día para mantener el brillo y la transparencia. Por ejemplo, si deseas limpiar ventanas por fuera, la solución más práctica es realizar una limpieza cada 2 o 3 meses.

En el caso de los cristales en interiores, tales como espejos y mesas, puede ser necesario limpiarlos semanalmente de acuerdo al uso y la locación en la casa. De igual forma, todo depende del lugar donde vivas, ya que la frecuencia cambia de acuerdo con el entorno.

Si ha llovido mucho, es posible que notes muchas marcas en la superficie. Asimismo, si vives cerca de una carretera o un aeropuerto, es probable que la contaminación ambiental deje huella en las diversas superficies. También, en el campo, durante la temporada de polen, los cristales pueden presentar rastros de suciedad. En cualquier caso, hay algunas técnicas y soluciones de mantenimiento que pueden facilitar la limpieza.

 

4 trucos y consejos para limpiar los cristales

Cuando hablamos de limpiar cristales, nos referimos no solo a las ventanas, sino también a los adornos y otros objetos. Si te preguntas cómo limpiar cristales exteriores muy sucios, la solución puede ser un limpiador de cristales especial para superficies delicadas. Sin embargo, para lograr la máxima higiene, no es necesario recurrir a productos químicos, ya que existen algunos trucos para limpiar cristales de forma ecológica.

  1. Jabón para lavar platos

El jabón para platos puede ser una buena solución para ahorrar dinero y tiempo. Sin embargo, es necesario seguir algunas recomendaciones para garantizar su efectividad en la limpieza de cristales. En este sentido, los días nublados son los más apropiados para limpiar cristales, ya que aunque el jabón para lavar platos tiene una gran capacidad desengrasante, el calor y el sol pueden aumentar el riesgo de dejar manchas en la superficie. De igual forma, trabajar a una temperatura fresca puede resultar más agradable para que el proceso de limpieza sea menos difícil.

Para aplicar el jabón, debes utilizar una esponja suave para no rayar el cristal. En primer lugar, es recomendable limpiar una pequeña parte de la ventana para ver si esto ha causado algún daño en la superficie. En caso de que se haya rayado, debemos sustituir la esponja. De lo contrario, podemos continuar eliminando la suciedad en áreas más grandes. Es importante aclarar la superficie con agua y quitar por completo el jabón para obtener un mejor acabado.

  1. Papel de periódico y vinagre

Para limpiar cristales de forma efectiva con papel periódico, también necesitarás vinagre blanco, agua caliente y una botella totalmente limpia con atomizador. Ahora bien, en la botella debes agregar tres cuartos de agua caliente y completar con un cuarto de vinagre blanco. Después, solo hay que rociar la superficie de cristal y frotar con el periódico. En caso de que queden manchas, puedes repetir el proceso.

La razón por la que el papel de periódico es una buena solución es por la tinta, ya que está hecha de plomo y hace que las ventanas se vean más brillantes. Además, este tipo de papel no produce arañazos.

Por otro lado, para limpiar con vinagre de forma más práctica, puedes rociar el periódico con él y simplemente deslizarlo sobre la superficie, lo que ofrece mayor practicidad. En caso de tener un robot limpiacristales, es recomendable ponerlo en funcionamiento para obtener mejores acabados.

  1. Bicarbonato de sodio

En este caso, todo lo que tienes que hacer es mezclar ½ cucharada de bicarbonato de sodio con 1 litro de agua muy caliente. Después, solo hay que utilizar una esponja suave o un paño de microfibra para limpiar el cristal. De igual forma, puedes combinar el bicarbonato y el vinagre para quitar el polvo, huellas dactilares y otras manchas, lo que puede brindarte mayor efectividad en caso de que las superficies estén muy sucias.

  1. Zumo de limón

Si deseas hacer un limpiacristales casero, es probable que esta sea la mejor opción. Para hacer la limpieza con limón, todo lo que necesitas es exprimir algunos limones para sacar el zumo. Asimismo, debes contar con un poco de agua caliente, un paño de microfibra y unas hojas de papel periódico.

En un recipiente, tienes que mezclar el zumo de limón y el agua caliente para posteriormente humedecer el paño en la solución. Después, solo debes deslizarlo sobre la superficie e inmediatamente hay que eliminar la solución con una hoja de papel periódico. El zumo de limón es un limpiador natural que puede brindar buenos acabados sin las consecuencias de los productos abrasivos. Además, al terminar de limpiar, el limón produce un olor agradable en el espacio.

No obstante, es recomendable no hacer este procedimiento en cristales que estén bajo la luz solar directa, ya que el zumo de limón podría secarse antes de que tengas el tiempo de limpiarlo, ocasionando manchas. En este sentido, es importante eliminar la suciedad rápidamente para evitar que se asiente.

 

Importancia de mantener los cristales limpios

El cristal es un material delicado que, entre sus características más destacadas, está la transparencia, por lo que continuamente puede presentar de forma visible una gran cantidad de imperfecciones, ya sea a causa del polvo, salpicaduras de líquidos, manchas de suciedad, pelusas, huellas dactilares, gotas de lluvia, arañazos, entre otros.

Todos estos problemas producen un aspecto general de descuido en el ambiente, que en algunos casos se puede ocultar con cortinas o elementos de decoración. Sin embargo, esto solo es una solución momentánea. Como conclusión, podemos decir que es muy importante realizar una limpieza periódica de los cristales en el espacio ya que, al pasar el tiempo, es posible que sea más difícil eliminar las suciedades.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS