¿Cómo empezar a limpiar una casa?

Última actualización: 03.12.21

 

Cuando se trata de hacer una limpieza a fondo en casa, somos capaces de encontrar cualquier excusa para postergar la tarea, cuando lo único que necesitamos es aprender y aplicar algunos trucos para limpiar la casa a fondo que nos permitan mantener el orden y la limpieza de nuestro hogar. 

 

Para limpiar la casa no se necesita un doctorado o un máster, pero debemos reconocer que para optimizar nuestro tiempo y rendimiento en esta tarea sería conveniente contar con el plan de limpieza de una casa. 

No estamos hablando de un curso especializado, ni nada por el estilo, solo son unos tips sobre cómo limpiar la casa con los que será mucho más sencillo mantener la organización y limpieza del hogar.

 

¿Cuándo comenzar?

Las casas sucias y desordenadas no proporcionan confort a las familias, tampoco son un espacio acogedor para descansar o recibir visitas. Y si estás leyendo nuestro post es porque, definitivamente, quieres tener tu casa en orden. Te felicitamos por la iniciativa, pues sabemos que entre el trabajo, los niños, la pareja y todas las demás actividades de tu día a día, la limpieza del hogar se va relegando a los últimos lugares. En este contexto es normal que las tareas se hayan acumulado y pienses ¿por dónde empiezo a limpiar mi casa?

Es justo con el cambio de estación que encontramos el momento propicio para realizar una limpieza a fondo de la casa. Justamente por esto es tan popular la limpieza de primavera, en la que movemos los muebles, sacudimos el polvo, limpiamos paredes y ajustamos tornillos. 

Pero, ¿cómo se limpia correctamente y de la forma más rápida? Para responder a este planteamiento debemos acotar que existen diversos factores que pueden determinar cuánto se tarda en limpiar una casa. Desde el número de habitaciones, el tamaño del piso, la cantidad de muebles así como la de objetos decorativos, si tienes cortinas y alfombras, entre otros. 

Lo que sí podemos establecer es cómo organizarse para limpiar la casa a fondo y que tu limpieza de primavera sea todo un éxito. Puedes comenzar por seleccionar todos los productos y utensilios que vas a necesitar, para evitar perder tiempo buscando en la alacena utensilios como cubo, fregona, escoba, recogedor, desinfectantes, etc.

Ahora, haz un escaneo visual de tu casa para identificar y jerarquizar cuáles son las estancias más desordenadas, seguidas de las menos sucias. De esta forma, puedes decidir por cuál empezar y establecer un rango de tiempo para la limpieza en cada espacio. Después de realizar estos primeros pasos puedes seguir con nuestro plan de limpieza, el cual puedes personalizar a tu gusto, nosotros solo te damos una guía que puedes replicar o modificar, según tus preferencias. 

  • Sacudir, barrer y recoger

En esta primera etapa aconsejamos abrir todas las ventanas para que la casa se ventile, renovando el aire en el hogar. Seguidamente, es necesario sacudir el polvo de los estantes altos, armarios y otras áreas que no se limpian con frecuencia. 

Al barrer toda la casa podrás reunir el polvo que has tirado. Asimismo, en esta fase es oportuno recoger todas las cosas que están fuera de su lugar para disminuir el desorden y mejorar la apariencia visual de la casa. 

  • Sigue el salón

Para limpiar el salón un aspirador tradicional o, mejor aún, una vaporeta será de gran ayuda al momento de aspirar y quitar la suciedad de muebles, ventanas, así como limpiar el suelo con mayor eficiencia y en menos tiempo. No te olvides de las esquinas y espacios escondidos detrás de los muebles o armarios, pues allí se acumulan el polvo, los insectos y mucha suciedad.

De igual forma, recuerda limpiar las lámparas con una bayeta húmeda, al igual que los cuadros. No te olvides de lavar las cortinas, en caso de tenerlas. Por último, friega el piso de manera tradicional y con productos específicos según el material. 

  • Vamos a la cocina

La cocina puede ser la estancia que necesite de más tiempo y esfuerzo para una limpieza profunda, pues es indispensable eliminar toda la grasa en la estufa, paredes y armarios. También, en el suelo puede acumularse si no se limpia con frecuencia. En este sentido, una vaporeta resultará de mucha ayuda, nuevamente, porque con la acción del vapor se puede eliminar la grasa y suciedad más fácilmente. 

Después de limpiar la grasa de la cocina, puedes enfocarte en organizar los armarios y dar una limpieza rápida a la nevera para optimizar los espacios. Por otro lado, despeja la encimera de los utensilios y guárdalos en su lugar.

  • Es el turno de las habitaciones

Ahora es momento de cambiar sábanas, darle vuelta al colchón y lavar su funda protectora, así como las fundas de las almohadas. Usa bicarbonato de sodio para limpiar el colchón, espolvoreándolo sobre la superficie y dejándolo actuar mientras ordenas los armarios y realizas el resto de la limpieza. Después, lo aspiras y pones las sábanas limpias. 

Para que la habitación se vea organizada debes despejar la encimera de la cómoda, pues allí solemos colocar y amontonar cosas que la hacen ver desordenada. De igual forma, también puedes ordenar el armario y dejar la ropa de la estación para que no se vea abarrotado de prendas de vestir. 

No podemos olvidarnos de limpiar los cristales de las ventanas, aspirar alfombras y todos los rincones de la habitación. 

Y si tienes niños en casa, puede que la limpieza de su habitación se prolongue, a menos que les pidas su colaboración para sacudir el polvo de los juguetes, ordenar el armario y cajoneras. Sin duda, un trabajo en equipo será más rápido y placentero. 

  • Limpiar el baño

Por último, puedes limpiar el baño en poco tiempo, ya que solo debes hacer énfasis en el inodoro, el lavabo y la ducha, pues en estos es donde se acumula la mayor suciedad. Para el suelo puedes usar la fregona dos veces, la primera con cloro y la segunda con un desinfectante aromático. 

Si tienes mampara en tu baño puedes preparar una solución de bicarbonato de sodio y vinagre, aplicar en el cristal y dejar actuar durante 15 minutos. Después, limpias con una bayeta húmeda y secas con papel periódico. 

Ahora bien, para que la limpieza y el orden de la casa sean duraderos, es necesario conversar con tu familia sobre cómo planificar las tareas del hogar, pues todos deben participar en la limpieza de sus habitaciones y estancias comunes como parte de la dinámica familiar. De esta manera, la casa va a permanecer ordenada, y con limpiezas frecuentes no será necesario pasar horas haciendo una limpieza profunda. 

 

Limpiar casas por horas: un ingreso extra

Al aprender cómo organizar una casa para limpiar puedes ver en esta tarea una oportunidad para generar ingresos, pues la limpieza de casas es un negocio lucrativo que puedes emprender en tu círculo de amigos y familiares inicialmente.

Además, al tener tus propios trucos para organizar la casa de tus clientes puedes ahorrar tiempo en cada trabajo y limpiar varios pisos en un solo día. Puedes ofrecer tus servicios en el edificio en el que vives, quizás algunos vecinos sentirán más confianza de contratar a una persona conocida que a una extraña para limpiar su casa.

Y para distinguirte de otros servicios de limpieza puedes colocar flores frescas en el salón o unas velas aromáticas en el baño para darle un toque renovado al ambiente, al mismo tiempo que se convierte en un plus de tu trabajo.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS