¿Cómo eliminar el olor a tabaco de casa?

Última actualización: 23.06.21

 

El consumo del tabaco es un hábito nocivo para la salud, que resulta un poco desagradable al olfato de algunas personas, debido a que su olor tiene una naturaleza intensa y, por ende, suele impregnarse de los tejidos textiles u objetos que se encuentran en contacto con el humo desprendido de él.

 

Existe una gran variedad de olores suaves, dulces, cítricos, florales, mentolados, cálidos y frescos, que tienen la capacidad de grabarse en la memoria olfativa de las personas, rememorando en ellas momentos especiales o, en el caso de la aromaterapia, podrían ayudar a liberar el estrés acumulado del día a día.

Asimismo, están los aromas empireumáticos, que poseen un toque ahumado, leñoso o quemado, entre los que destaca el humo del tabaco. Se trata de un olor con una naturaleza intensa, que suele ser poco agradable para los no fumadores. Esto se debe a que el aroma, aparte de causar irritación en las fosas nasales de quienes padecen afecciones respiratorias, también se impregna inmediatamente en la vestimenta, pelo, piel, mobiliario, cortinas, entre otros objetos que se encuentran en contacto con el humo.

En este sentido, la primera opción a la que pueden recurrir las personas que conviven con un fumador de tabaco es lavar los textiles y desinfectar los espacios con productos de limpieza para mitigar el olor. Sin embargo, esta no es una solución a largo plazo, ya que al volver a fumar, el aroma reaparecerá.

Lo correcto para eliminar el olor a tabaco de la casa u oficina es tratar el aire acumulado en las distintas estancias, con la ayuda de una vaporeta o purificador de aire para tabaco (puedes encontrar aquí algunas opciones para comparar), que mediante su tecnología de filtrado se encargan de atrapar los malos olores, causados por las partículas desprendidas del humo del tabaco y suspendidas en el ambiente. Igualmente, existen muchos trucos para quitar el olor a tabaco, cuyos resultados son de gran eficacia y pueden realizarse de forma sencilla, sin tener que invertir mucho dinero.

 

¿Cómo quitar el olor a tabaco del ambiente?

El olor a tabaco es uno de los más difíciles de erradicar, sin embargo, no es una tarea del todo imposible. Si te preguntas cómo quitar el olor a tabaco de una habitación específica de tu hogar, te interesará saber que algunos ingredientes, usados diariamente en las preparaciones de las comidas, tienen la capacidad de encapsular tan molesto aroma, eliminarlo, e incluso perfumar el aire, haciendo de los espacios lugares más frescos y agradables para los no fumadores.

Seguidamente, explicamos de forma detallada cómo neutralizar olores fuertes empleando algunas recetas caseras, con ingredientes que seguramente todos tienen en casa.

Café como neutralizador de olores casero

El café en grano o molido posee un aroma con una nota intensa y cálida, capaz de agradar el olfato de miles de personas. Además, este conocido elemento tiene la particularidad de neutralizar una serie de aromas, que podrían resultar molestos. Esto precisamente es lo que ocurre con el olor a tabaco, cuyas partículas son atraídas por el café y encapsuladas, dejando el aire libre de tan desagradable aroma.

Para llevar a cabo esta eficaz receta casera, será necesario tener a mano algunos recipientes pequeños, que deberán ser rellenados con el café en cualquiera de sus presentaciones. Después, la persona tendrá que distribuir los cuencos por toda la sala, colocándolos preferiblemente en las esquinas. Así, el aroma será absorbido y no terminará propagado por las otras estancias.

 

Solución de vinagre con agua

El vinagre es un ácido conocido por sus propiedades desinfectantes, empleado usualmente para eliminar las bacterias presentes en las verduras o superficies de algunos objetos. Por ejemplo, antes de preparar una ensalada, se suele sumergir la lechuga, tomate y cebolla en una solución de vinagre. Igualmente, dicha mezcla se aplica en los azulejos del baño para limpiarlos.

Además, el vinagre es considerado como un potente absorbe olores casero, capaz de desprender el aroma de la nicotina adherida a las paredes o mobiliario del hogar. Sólo es necesario verter en un bote al menos un 80% de vinagre y 20% de agua. De esta manera, conseguirás preparar una solución concentrada, que seguidamente deberás aplicar sobre el área afectada, lo que resulta fácil de identificar debido a que posee un tono amarillento.

Finalmente, humedece una bayeta o esponja con la mezcla para limpiar las paredes de nicotina. No es necesario que los movimientos sean demasiado enérgicos, pero la superficie sí deberá quedar impregnada de vinagre, por lo que no se recomienda aclarar el área.

Aromatizante natural con frutas

Las frutas se caracterizan por tener un olor fresco y revitalizante, pero específicamente los frutos de tipo cítricos son considerados un aromatizante natural, cuya acción es efectiva combatiendo el humo del tabaco.

Al igual que con la receta del café comentada inicialmente, tendrás que distribuir algunos recipientes de formato pequeño alrededor de la habitación y, dentro de ellos, colocar las cáscaras de algunos limones, naranjas o mandarinas. En un máximo de 15 minutos, el olor a tabaco habrá desaparecido.

 

Incienso para disipar el olor a tabaco

Combatir humo con humo suele ser recomendado como un buen truco para quitar el olor a tabaco de la sala de estar, cocina, habitaciones u otras estancias del hogar. En este sentido, encender algunas varas de incienso es ideal para disipar el molesto aroma dejado por el tabaco y, a su vez, perfumar los espacios de manera inmediata con el olor preferido de cada persona.

Estas son sólo algunas recetas empleadas para aprender cómo eliminar el olor a tabaco de casa, pero existen muchas otras como los inciensos naturales con clavos dulces o hierbas perfumadas. Igualmente, están los aromatizadores comerciales en aceite, velas o los que poseen una práctica presentación en pulverizador.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS