Trucos para limpiar muebles de madera

Última actualización: 03.12.21

 

Los muebles fabricados en madera son comunes en todo tipo de lugares, especialmente en el hogar. Este material aporta una estética elegante que requiere de poco mantenimiento, sin embargo, esto podría variar en base a su tipo o el revestimiento que tenga el mueble, por lo que es conveniente conocer cómo limpiar adecuadamente la madera.

 

Los muebles de madera en el hogar

La madera es uno de los materiales más empleados en la fabricación de muebles, considerando que aporta durabilidad, resistencia y buena estética. Por ello, no es de extrañar que en cualquier hogar se encuentren diversos tipos de muebles fabricados en madera.

En este sentido, la madera puede estar presente en elementos como puertas, sillas, mesas, escritorios y más. También es común encontrarse con armarios de madera, ya sea en formato de clóset, depósito o alacena. Sin embargo, el espacio dentro suele ser caliente, oscuro y húmedo, lo que puede convertirse en un nido de proliferación para el  moho.

Esto nos lleva a mencionar que la madera, incluyendo la de los muebles, necesita de ciertos cuidados para poder mantenerse en buen estado, dado que, al ser un elemento natural, puede llegar a pudrirse.

 

Cuidados según el tipo de madera

Si no estás muy familiarizado con el tema, te invitamos a conocer los siguientes trucos para limpiar muebles de madera, donde encontrarás las recomendaciones más efectivas para los diferentes tipos:

 

1. Madera natural blanda

Este tipo de madera suele ser una de las alternativas más populares entre los compradores, dado que, al tener una tasa de crecimiento alta, su precio es más asequible que otros. 

Entre los muebles de madera natural blanda nos encontramos aquellos fabricados con productos provenientes de árboles como el pino, el abeto, alerce, cedro, secoya y más. 

Si no sabes cómo limpiar y nutrir muebles de madera, suele ser conveniente considerar la cera de abeja o el aceite de oliva. Dar capas de estos productos a los muebles de madera, ayudará a mantenerlos en su estado inicial por más tiempo, retrasando el oscurecimiento.

2. Madera natural dura

La madera natural dura proviene de árboles que requieren de un tiempo de crecimiento prolongado, antes de poder ser talados. Debido a esto, los muebles fabricados en maderas como la caoba, roble o arce son mucho más costosos y robustos que los blandos.

 

3. Madera antigua

Los muebles antiguos suelen estar hechos con madera natural dura o barnizada, ya que han debido poder soportar años de uso, polvo, humedad y ciclos de limpieza.

Para saber cómo limpiar el polvo en muebles antiguos, lo primero es tener en cuenta que la cera para este tipo de muebles puede seguir las mismas indicaciones que la empleada en madera blanda. Sus efectos son igualmente buenos y también aportan conservación y cuidado.

No obstante, debes saber que los niveles de absorción de cera para muebles antiguos en este tipo de madera pueden ser menores que en la nueva y, si están en un lugar con mucho polvo, podría formarse una capa de suciedad pegajosa rápidamente.

 

4. Madera barnizada

Saber cómo limpiar muebles de madera barnizados es necesario si se tienen modelos antiguos en casa, ya que estos suelen contar con capas de este material, para preservarlos.

Para quitar manchas en madera barnizada, se requiere tener a mano una simple bayeta con detergente diluido en agua, para frotar las superficies que necesitan ser limpiadas. Si la suciedad es muy difícil de sacar, puedes cambiar la bayeta por una esponja metálica, pero teniendo cuidado de no frotar demasiado fuerte.

Otra alternativa, si la mancha no es difícil ni está demasiado incrustada, es la de emplear jabón neutro para limpiar, con ayuda de un paño húmedo. En todos los casos, es crucial enjuagar y secar la madera muy bien al terminar, para evitar que se hinche.

5. Madera restaurada

Para trabajar con la madera restaurada, una mezcla combinando elementos como la cera de abeja con parafina y cera carnauba, puede ser un producto bastante eficaz para su cuidado.

Si nos encontramos ante un mueble que ha sido restaurado con madera lacada, puedes aplicar la misma fórmula, ya que sus efectos se extenderán más allá de la capa de revestimiento.

 

6. Madera con grasa

Cuando nos referimos a la madera con grasa, esto se enfoca principalmente en aquellos muebles que se encuentran en la cocina. 

Al estar expuestos al vapor generado por la cocción de alimentos, salpicaduras, humedad, polvo y otros elementos, se generará una capa de grasa que, de no ser limpiada a tiempo, se incrustará y puede ser muy tediosa de sacar.

Una alternativa eficaz y con buenos resultados es limpiar con vinagre. Este elemento tiene efectos que ablandan la grasa, haciéndola más fácil de sacar. Limpiar muebles de madera con vinagre suele ser una solución práctica y económica con la que, después de frotar un poco, podrás aflojar la capa de suciedad y facilitar su remoción con una bayeta húmeda.

 

Un último consejo

Limpiar muebles de madera es una tarea que se verá influenciada por el tipo de material y el entorno en el que esté, ya que algunos tratamientos pueden agilizar o disminuir su atracción a la humedad y el polvo.

Por ello, no es de sorprender que algunas de las búsquedas más populares en sitios de internet para limpieza se centren en cómo limpiar puertas de madera, ventanas de madera, camas de madera, sillas, mesas y más.

Sin importar que tu mueble sea de un tipo de madera en particular, un parámetro que es determinante para su conservación y utilidad a largo plazo es el nivel de humedad a la que está expuesto. 

Aunque no lo parezca, los cambios en los niveles de humedad pueden afectar su composición molecular y si tus muebles se vieran expuestos a niveles elevados, podrían dañarse con mayor rapidez y presentar signos de humedad o perder dureza.

En algunos casos, esto puede ser resuelto con un humidificador o deshumidificador, si es el caso, para así mantener los niveles en un estado seguro y cómodo, para todo y todos en el hogar.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS