Preguntas más frecuentes sobre Mopas

Última actualización: 09.12.22

 

Q1: ¿Cómo utilizar una mopa?

Para utilizar una mopa, lo primero que debes hacer es colocar en el cabezal la respectiva alfombrilla de textil, de microfibra o el accesorio de limpieza correspondiente.

Todo dependerá del modelo seleccionado.

Después, ajusta el tamaño del bastón de manera que se adapte a tu anatomía, brindándote una completa ergonomía para una cómoda manipulación.

Además, si se trata de un equipo de funcionamiento con vapor, tendrás que llenar el respectivo tanque de agua y conectar el cable de alimentación eléctrica a la fuente de poder más cercana.

Así, sólo restará poner en marcha el equipo y comenzar a limpiar.

Q2: ¿Cómo limpiar la mopa?

Para limpiar la mopa tienes que retirarla de su respectivo cabezal y sumergirla en una solución jabonosa, que podría incluir lejía si lo deseas.

Después, deja reposar el textil alrededor de 15 minutos y frota un poco con las manos para eliminar la suciedad acumulada.

De esta manera, podrás proceder a lavar la mopa bajo el grifo de agua para aclararla.

Después, sólo restará que coloques la tela o microfibra para secarse al aire libre.

Recuerda que también está la opción de incorporar la mopa en la máquina de lavado, pero esto dependerá de lo pautado por el fabricante.

En este sentido, lo ideal es dar lectura al manual de instrucciones incorporado al paquete de compra.

 

Q3: ¿Cómo quitar las pelusas de la mopa?

Para quitar las pelusas generadas en la mopa deberás lavar como de costumbre la alfombrilla, es decir, con agua y jabón.

De esta manera, podrás proceder a sumergir el textil en una solución compuesta por zumo de limón y vinagre en partes iguales.

Después, deja reposar por un lapso de aproximadamente tres horas.

Así, las pelusas se desprenderán y, al aclarar la mopa en el agua, le habrás devuelto su apariencia habitual.

 

Q4: ¿Cómo hacer una mopa casera?

La realización de una mopa casera es una tarea sencilla para la que necesitarás de un una pieza de textil de algodón o microfibra, una tijera, aguja, hilo y cinta de velcro.

De esta manera, podrás iniciar la confección.

Lo primero que debes hacer es cortar un tira de tela de aproximadamente 40 centímetros de largo y 20 centímetros de alto.

Después, realiza un doblez en uno de los laterales de mayor tamaño y cóselo cuidadosamente.

Así, podrás extender la pieza textil sobre una mesa y, con ayuda de la tijera, podrás comenzar a hacer cortes verticales, conservando el borde anteriormente realizado.

Al finalizar los cortes, podrás coger la mopa que acabas de fabricar y colocarla alrededor del cabezal o del bastón de forma envolvente.

Previamente, deberás haber fijado en el extremo final una cinta de velcro o broche para evitar que la mopa se deslice de la base.

 

Q5: ¿Qué es mejor, una mopa de tela o mopa de microfibra?

Decir que una mopa de tela es mejor que una de microfibra o viceversa sería un juicio un poco injusto, ya que se trata de un par de tejidos con grandes propiedades, resistentes, reusables y con agradable tacto suave.

En todo caso, podríamos comentar que el poder de absorción de la microfibra es un poco mayor al dado por la tela, pero el desempeño también debe evaluarse en función del tipo de superficie a limpiar.

 

Q6: ¿Con qué humedecer la mopa para limpiar?

Si vas a usar una mopa manual, podrás humedecerla con agua directamente del grifo, con una solución jabonosa o algún desinfectante de tu agrado.

Por su parte, los modelos eléctricos incorporan un pequeño tanque para rociar el agua o generar una niebla de vapor, que irá directo a la alfombrilla del equipo, humedeciéndola.

De esta manera, se eliminan las bacterias y suciedad con mayor rapidez. Igualmente, algunas mopas de tipo robot incorporan un depósito de agua, que se emplea para fregar las superficies.

Q7: ¿Cómo descalcificar una mopa a vapor?

Para eliminar este molesto mineral del interior de la mopa es necesario que realices una solución de agua con bicarbonato y añadas vinagre.

Después, vierte la mezcla en el tanque y deja actuar entre 10 y 15 minutos.

Seguidamente, vacía el depósito, llénalo con agua y pon en marcha el aparato. Así, limpiarás tanto el tanque como los conductos.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS