¿Cómo quitar manchas de pintura?

Última actualización: 03.12.21

 

Al realizar distintas tareas de bricolaje, independientemente de si se trata de un proyecto grande o pequeño, pueden ocurrir algunos accidentes como las manchas de pintura. Por ello, es fundamental tomar medidas preventivas para evitar que ocurran o estar preparado para saber cómo eliminarlas sin estrés y de forma inteligente.

 

Una mancha de pintura puede ocurrir cuando menos lo esperamos o incluso a pesar de haber tomado medidas para evitarlas. Así, se trata de una situación incómoda que puede tener diversos grados de gravedad, de acuerdo al tamaño de la mancha, a la superficie donde haya ocurrido y a la urgencia con la que necesitemos terminar la tarea en ejecución.

Ciertamente, la mejor manera de evitar una mancha es tratar de controlar todo para que no ocurra, pero esto llega a resultar casi imposible. Cuando se produce un derrame de pintura, lo más recomendable es asumir la situación con la mayor madurez posible y actuar de forma inteligente y estratégica para que el problema se resuelva.

Existen una serie de consejos que nos servirán para librarnos de las manchas antes de lo esperado y de una forma tranquila, o al menos con menores cargas de estrés. Así que, los siguientes son algunos consejos claves para deshacerse de una mancha de pintura con éxito.

 

Identificar el tipo de pintura, para elegir el tipo de disolvente

Antes proceder a hacer la limpieza de las gotas de pintura, el paso fundamental es identificar el tipo de pigmento de la mancha, porque esta es la mejor forma de deshacernos de ella de una manera más fácil, ya que, al saber el tipo de pintura, estaremos en condiciones de determinar cuál es el disolvente idóneo para retirarla de la superficie.

No es lo mismo limpiar pintura acrílica que una con mayor densidad o nivel de adherencia. Si se trata de pinturas al óleo o tipos similares, es indicado el uso de un disolvente universal o incluso alcohol.

Asimismo, si estás realizando algún trabajo de renovación de espacios, probablemente ya sabes con qué pintura estás trabajando. En otros casos, una forma de identificar el tipo de pintura es observar la etiqueta del producto o entonces determinar de qué pigmento se trata de acuerdo al material donde está aplicada, pues no todos las superficies tolerarán ciertos tipos de pinturas.

 

Una misma mancha, varias superficies

La superficie es otro de los aspectos más importantes cuando de una salpicadura de pintura se trata. Por ejemplo, la pintura acrílica, uno de los tipos más conocidos y utilizados, tiene un alto nivel de adherencia en superficies como cemento, hierro, madera, cerámica, vidrio, etc. 

No obstante, quitar una mancha de este tipo de pintura será un proceso completamente diferente para cada caso. Por tanto, es esencial observar el material de la superficie donde se ha producido la mancha. 

A continuación, revisaremos las principales formas de quitar manchas en diversos tipos de materiales o superficies.

Retirar manchas del suelo

Contrariamente a lo que se piensa, retirar las manchas del suelo puede llegar a ser más sencillo de lo esperado, especialmente si completas los dos pasos antes descritos, para tratar de saber de qué tipo de pintura es la mancha y sobre qué tipo de suelo se encuentra. 

Si no sabes cómo quitar manchas de pintura seca en el suelo, una vez que identifiques estos dos factores, podrás determinar fácilmente las técnicas para ello.

Si la mancha es de pintura acrílica, podría salir fácilmente aplicando agua (puede ser agua caliente para potenciar su efecto), siempre y cuando la superficie sea de cerámica, cemento u otros materiales duros similares. En otros casos, cuando la mancha está demasiado arraigada, puede ser útil emplear una espátula, para raspar levemente.

Si se trata de suelo de mármol, granito o un material más delicado, un paño de acero podría ser la herramienta adecuada, mientras que el uso de un disolvente debe ser analizado con mucha cautela, para evitar daños en la apariencia de la superficie.

 

Retirar manchas en vidrio

El vidrio es otro de los materiales que forman parte de cualquier hogar y generalmente suele estar expuesto a las manchas de pintura. Sin embargo, podría decirse que es una de las superficies en las que resulta menos difícil retirar gotas de pintura.

Para saber cómo quitar la pintura de un cristal pintado, basta aplicar sobre ella una cantidad generosa de disolvente de pintura para vidrio, esperar que actúe y, con la ayuda de un paño o esponja de cuerpo suave, proceder al lavado.

Asimismo, existe un instrumento llamado raspavidrios, que no es más que un tipo de espátula diseñado para trabajar sobre el cristal sin llegar a deteriorarlo, claro está, requiriendo ser cauteloso al utilizarlo. Su empleo o no, dependerá de qué tan arraigada esté la mancha y del tipo de pintura que se trate.

 

Retirar manchas en superficies de madera

Para proceder a quitar la pintura de madera, la recomendación se centra en tratar de ablandar la mancha inicialmente. Esto puede hacerse aplicando agua sobre ella, o entonces un disolvente especial, que no deteriore la capa que cubre la madera. 

En superficies de madera, el uso de un paño de acero o espátulas no es recomendado, ya que podría dañar la estructura. En su lugar, puede emplearse un paño de tela o incluso algún tipo de lija, para tratar de desvanecer ciertas manchas muy densas.

Retirar manchas en telas

Para quitar manchas de una tela, el procedimiento sigue la misma idea de ablandar la mancha en agua y proceder a retirarla frotando un paño, esponja o cepillo. Sin embargo, como se trata de tejidos, se debe ser muy cuidadoso para no terminar deteriorándolos. Ciertos disolventes pueden hacer que el tejido pierda el color o la suavidad característica. Por tanto, si es una mancha muy arraigada, lo mejor será acudir a una lavandería para que intenten retirar la mancha de forma profesional.

 

Protección para evitar manchas: el principal consejo

La mejor forma de evitar salpicaduras de pintura es la protección. Antes de iniciar las tareas de bricolaje sobre un determinado espacio, lo ideal es identificar qué tipo de mobiliario y superficies son susceptibles a sufrir manchas, para así cubrirlos. Al hacer esto, verás que el tiempo invertido en esta tarea, en relación al que habría que dedicar para quitar las manchas, será mucho menor y menos estresante.

No importa si se trata de una mancha de pintura azul o cualquier otro color, el segundo consejo útil es proceder a limpiar inmediatamente después de que ocurra. Esto porque la mancha estará fresca y saldrá casi por completo, dejando la superficie lista para pasar la mopa después de terminar el trabajo. 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS